Comunícate con nosotros  al  +52 (477) 5944909

¿Sabías qué una de las etapas más complejas del ser humano es la adolescencia?

¿Sabías qué una de las etapas más complejas del ser humano es la adolescencia?

Los factores, tipos y consecuencias que los rodean es importante entenderlas así como lo que están viviendo y  poder ayudarlos a prevenir y controlar conductas de riesgo.

“INEGI (2018), La cantidad de adolescentes en nuestro país es de aproximadamente 38 millones”
Los adolescentes representan poco más del 30% del total de la población; casi un tercio de los habitantes del país.
Si tomamos en cuenta la cantidad de jóvenes que viven en México, y consideramos que todos ellos están propensos a tener conductas de riesgo, podríamos entender la importancia de comprender esta etapa de la vida.

Como padres de familia, familiares o amigos quizá se pregunten ¿Aún es tiempo de prevenir? ¿cómo puedo evitar las conductas de riesgo en los adolescentes? 

¡Nunca es tarde! te compartimos factores de protección y conducta saludable etapa tras etapa.

Infancia 4 a 7 años:

  • Ofrecer amor incondicional y expresarlo verbalmente.
  • Enseñarles, a través del ejemplo, comportamientos resilientes como la resolución de problemas.
  • Reforzar normas y reglas.
  • Alabarlo por logros, o por expresar su enojo sin estallar en berrinches.
  • Animarlo a que sea agradable.
  • Comunicarse a menudo con él para discutir sobre problemas cotidianos.
  • Aceptar sus errores y fallas, pero al mismo tiempo orientarlo para que logre su mejoramiento.
  • Darle consuelo y aliento en situaciones estresantes.

8 a 11 años:

  • Usar límites, comportamientos tranquilizadores y observaciones verbales para que el niño maneje y module sus sentimientos.
  • Generar oportunidades de practicar cómo lidiar con los problemas.
  • Explicar claramente las normas y expectativas.
  • Equilibrar las consecuencias de sus actos con cariño y comprensión.
  • Motivar a que acepte la responsabilidad de sus actos.
  • Elogiar los logros y comportamientos deseados. 

12 a 16 años:

  • Estimular el desarrollo de las capacidades de escuchar.
  • Fortalecer la capacidad de manejar la rabia y las emociones, en general.
  • Reforzar la capacidad de definir el problema de elegir la mejor solución.
  • Fomentar la habilidad de reconocer esfuerzos y logros.
  • Desarrollar la capacidad de comunicación de las emociones. 

Esto evitará que tu hijo se vea rodeado en un entorno negativo, caiga en adicciones y corra algún riesgo.

¿Te parece importante? ¡Aprende más en nuestro curso online! 

¡COMPARTE A LOS DEMÁS!

Leave Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *