Manejo del duelo | La resignificación de la pérdida de un ser querido

Manejo del duelo | La resignificación de la pérdida de un ser querido

Sin el afán de ser fatalistas en este #BlueMonday, es preciso que planteemos una realidad ineludible que también atañe a los estragos que nos dejó el 2021. En esta ocasión no nos referimos a las deudas o al melancólico cierre de las festividades decembrinas, sino a la pérdida de seres queridos, ya sea por el azote de la pandemia o por cualquier otra situación.

El vacío que han dejado es difícil de sobrellevar y, aunque tú no sufras una herida física por tal hecho, es innegable que tu cuerpo se estremezca cada vez que los recuerdes; sí, tu realidad cambia y experimentas pena y dolor, y a pesar de que esto sea de naturaleza psicológica, la herida es real y la necesidad de reconocerla y hacerte cargo de ella es tan importante como atender una herida en el cuerpo. Solo así, atendiendo la herida de manera adecuada, podrás lograr la resignificación de esa pérdida.

Parece imposible encontrarle un significado positivo a la muerte de un ser querido, pero tal vez no se requiera buscar algo meramente positivo, sino simplemente aceptar y valorar la trascendencia, ya sea desde el enfoque espiritual (la promesa de un lugar mejor donde el que murió sigue existiendo) o desde el punto de vista humano, observando que quien murió sigue influyendo en la vida de sus seres queridos y en su entorno aún después de su partida… en los aprendizajes que otorgó a los demás, en las obras que realizó y que todavía permanecen, e incluso hasta físicamente en los genes que heredó a su descendencia.

Naturalmente, esta resignificación no se logra de la noche a la mañana, se requiere de tiempo, de reflexión y de atravesar con aprendizaje cada una de las etapas que conforman el proceso de duelo. Es por ello que deseamos invitarte al taller Manejo del duelo que ha sido diseñado para que puedas ubicar en qué etapa del duelo estás y que encuentres la resignificación de tu pérdida mediante diversos ejercicios reflexivos.

Hay esperanza para ti, doliente, para que puedas encontrar refugio en tu propio camino del duelo.

¡Inscríbete aquí!

Leave Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.