Evolución de la marca a lo largo de la historia

Evolución de la marca a lo largo de la historia

Desde que nos despertamos y, sin darnos cuenta, estamos rodeados de marcas: las encontramos en nuestra ropa, nuestro baño, en la cocina, incluso en el camino al trabajo o la escuela.

En cada momento vivimos rodeados de nombres de productos que pueden tener o no relevancia en nuestro día y en nuestra vida cotidiana, sin embargo, constituyen a los vendedores silenciosos y más poderosos para las empresas, incluso se dice que la marca se trata de un Activo de las empresas.

Las marcas surgieron hace cientos de años, se han encontrado restos arqueológicos en Mesopotamia y Egipto en los que se muestra cómo algunos artesanos solían firmar sus creaciones (tejas, ladrillos, cerámica) con un símbolo que representaba el proyecto del cual se trataba, el nombre del monarca que reinaba o el nombre del país de origen, a fin de generar una distinción en su trabajo.

Otra evidencia mucho más fuerte nos habla del origen ganadero con la práctica de marcar al ganado [la palabra Brand (marca), significa “Fuego” en alemán], y, aunque su origen no era comercial, el fin de diferenciar a un elemento de otros sigue permaneciendo hasta ahora.

A finales de la Edad Media surgieron las marcas obligatorias que identificaban a las compañías, y fue durante el renacimiento cuando volvió a emerger la práctica de usar marcas.

De acuerdo con Denou (2014) en esa época existían marcas personales que distinguían a los individuos de otros, como escudos familiares. Además, había marcas geográficas, especialmente utilizadas para tapicería o textiles. Con la invención de la imprenta, los editores también empezaron a usar sus marcas en los libros.

Durante la revolución industrial las marcas cobran relevancia e inician el uso de signos gráficos (logotipos).

Con el paso del tiempo, el objetivo del concepto de marca iría cambiando. En 1870 se genera la primera ley en normar a las marcas registradas, antecediendo la Convención de París, en donde se estableció respetar las marcas registradas de otros países de manera universal e internacional.

La American Marketing Association (2019) define el término Marca como: “Un nombre, término, diseño, símbolo, o alguna otra característica que identifique el bien o servicio de un vendedor y lo que lo diferencie de otros vendedores.”

Y es precisamente la marca la que viene a dar la “cara” por las empresas, un negocio no está presente del todo si no tiene esta distinción frente a su competencia. Así que ante esta realidad es preciso generar una buena imagen que represente los objetivos de la organización, que “sintonice” con el estilo de vida de sus consumidores, pues son estos los que amarán y fidelizarán la marca al considerarla parte importante de sus vidas.

Para aprender más sobre la marca y técnicas para la generación de la misma, te invitamos a nuestro curso online “Desarrollo de Marca”, el cual puedes iniciar hoy mismo:

Da clic aquí.

Leave Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *